نقلا عن enelmediodeoriente

Cuando se acosa y se acusa

Las manifestaciones y protestas más intensas que vive Jordania desde el 13 de noviembre han dejado en un segundo plano otras noticias que no dejan de ser importantes. La decana de la Facultad de Lenguas en la prestigiosa Universidad Jordana ha sido despedida. Rula Qawas ha roto el silencio y ha aclarado cuáles son los motivos de su cese como decana.

La historia comenzó cuando antes del verano estudiantes de la profesora Rula Qawas, que imparte en la especialidad de lengua inglesa y su literatura, animó a sus estudiantes de “Teorías Feministas” a hacer algún tipo de trabajo sobre el acoso verbal que hay en el recinto universitario. Las estudiantes decidieron grabar un vídeo en el que expresaron su rechazo a este tipo de prácticas. La reacción de la institución universitaria fue despedir a la decana. La razón que la universidad alega nada tiene que ver con este vídeo. Sin embargo la profesora y pionera a la hora de introducir estudios feministas en la enseñanza oficial universitaria asegura que el vídeo sí fue la causa de su cese. El vídeo fue tildado de “escándalo para la universidad”. Antes de vencer su contrato, la profesora se enteró por lo periódicos de que su cargo había llegado a su fin. ¿De qué tienen miedo las vacas sagradas de la universidad? ¿Cómo una institución que así reacciona puede gozar de prestigio? ¿No son las universidades lugares para la crítica, el pensamiento y el crecimiento?

En las calles jordanas, en los periódicos, en las radios mucho se oye hablar de la corrupción. Este es uno de los eslóganes que más corean tanto islamistas como izquierdistas. Pero ¿quién va a luchar contra la corrupción machista? ¿No es acaso también corrupción silenciar y castigar al que alenta a poner los puntos sobre las íes? El acoso sexual dentro y fuera de las universidades en Jordania es un tema absolutamente desprestigiado y ninguneado. Mucha gente piensa, y así lo expresa, que increpar a mujeres en la calle, en el taxi, en la oficina, en la clase, en el campus o en la tienda es absolutamente “normal” y aquellas que luchan contra esta lacra no son más que “histéricas feministas”. Pues bien señores, algunas son feministas, otras no saben ni lo que es eso, pero todas, absolutamente todas las mujeres que sufren acoso están hartas. Reunir valor y hablar en este país sobre estos temas requiere grandes dosis de valentía. Cómo un vídeo de unas estudiantes ha hecho temblar a las vacas sagradas de una universidad da mucho que pensar.

La historia comenzó cuando antes del verano estudiantes de la profesora Rula Qawas, que imparte en la especialidad de lengua inglesa y su literatura, animó a sus estudiantes de “Teorías Feministas” a hacer algún tipo de trabajo sobre el acoso verbal que hay en el recinto universitario. Las estudiantes decidieron grabar un vídeo en el que expresaron su rechazo a este tipo de prácticas. La reacción de la institución universitaria fue despedir a la decana. La razón que la universidad alega nada tiene que ver con este vídeo. Sin embargo la profesora y pionera a la hora de introducir estudios feministas en la enseñanza oficial universitaria asegura que el vídeo sí fue la causa de su cese. El vídeo fue tildado de “escándalo para la universidad”. Antes de vencer su contrato, la profesora se enteró por lo periódicos de que su cargo había llegado a su fin. ¿De qué tienen miedo las vacas sagradas de la universidad? ¿Cómo una institución que así reacciona puede gozar de prestigio? ¿No son las universidades lugares para la crítica, el pensamiento y el crecimiento?

En las calles jordanas, en los periódicos, en las radios mucho se oye hablar de la corrupción. Este es uno de los eslóganes que más corean tanto islamistas como izquierdistas. Pero ¿quién va a luchar contra la corrupción machista? ¿No es acaso también corrupción silenciar y castigar al que alenta a poner los puntos sobre las íes? El acoso sexual dentro y fuera de las universidades en Jordania es un tema absolutamente desprestigiado y ninguneado. Mucha gente piensa, y así lo expresa, que increpar a mujeres en la calle, en el taxi, en la oficina, en la clase, en el campus o en la tienda es absolutamente “normal” y aquellas que luchan contra esta lacra no son más que “histéricas feministas”. Pues bien señores, algunas son feministas, otras no saben ni lo que es eso, pero todas, absolutamente todas las mujeres que sufren acoso están hartas. Reunir valor y hablar en este país sobre estos temas requiere grandes dosis de valentía. Cómo un vídeo de unas estudiantes ha hecho temblar a las vacas sagradas de una universidad da mucho que pensar.

Advertisements

Leave a Message

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: